13th junio 2024
13th junio 2024

ADEPA le pidió a nuevo Gobierno no agravar las “asimetrías” entre medios y plataformas

Facebook
Twitter
LinkedIn

La Asociación de Entidades Periodísticas de la Argentina (ADEPA) le dio esta noche la bienvenida al nuevo gobierno de Javier Milei y recordó que la pauta oficial -que las autoridades anunciaron que suspenderán por un año- no es un subsidio ni un premio o un castigo, sino que es parte de la publicidad de los actos de gobierno. También llamó a “no profundizar las asimetrías” del reparto publicitario, ya que las grandes plataformas se quedan con el 80 por ciento de los avisos.

El presidente de ADEPA, Martín Etchevers, fue el orador principal de la cena anual de la entidad que reúne a 180 empresas periodísticas de todo el país, editoras de diarios, periódicos, revistas y sitios web. Estuvieron presentes los ministros del Interior, Guillermo Francos, de Infraestructura, Guillermo Ferraro; y de Defensa, Luis Petri, además del presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti y el jefe de gobierno porteño, Jorge Macri.

Según pudo constatar LA NACION, también fueron de la partida la nueva secretaria de Medios, Belén Stettler; el subsecretario Eduardo Roust; la senadora Carolina Losada; los diputados Cristian Ritondo, Emilio Monzó, Hernán Lombardi, Pablo Yedlin y Emiliano Yacobitti; el presidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Vía; y los emblemáticos excamaristas federales Ricardo Gil Lavedra y León Arslanian.

En el comienzo de su discurso, Etchevers agradeció la presencia plural -unas 400 personas de los medios, la política y la justicia- que se congregó en el hotel Sheraton de Retiro. Fue luego de que se pasara un video con imágenes históricas del fotógrafo presidencial Víctor Bugge sobre los 40 años ininterrumpidos de la democracia.

En ese marco, Etchevers destacó la necesidad de que exista una “sana tensión entre periodismo y poder”, ya que “es inherente al rol de la prensa en la democracia”. Y dijo que “el día que no exista, entonces probablemente alguno no estará cumpliendo bien su función”.

Luego recordó que en el mundo “democrático y capitalista” se plantea el dilema del debilitamiento económico del periodismo como una amenaza para la democracia. La idea es que ese fortalecimiento se de sin “premios y castigos”, sino con “herramientas legítimas y necesarias para favorecer la sostenibilidad de una industria periodística que ha visto declinar sus fuentes de ingresos a expensas de gigantes tecnológicos globales que no producen contenidos ni invierten en periodistas, pero se sirven de su trabajo cada vez más, sin brindarles una compensación justa por ese beneficio que obtienen”.

“Hacer periodismo profesional es costoso. Y tratar de hacer el mejor periodismo es más caro aún”, afirmó. Y habló de que la “sostenibilidad de una herramienta de raigambre constitucional constitutiva de la democracia”, como el periodismo, fue reconocida por la Corte Suprema.

“El Estado no puede desentenderse de la viabilidad de la prensa”, reclamó y dejó bien claro que no se refería al sostenimiento artificial de medios sin audiencia verificada, creados para publicitar a un gobierno de turno. Dijo que no hablaba de la prensa militante o el sistema de medios paraestatal, que ADEPA denunció, sino de otros incentivos.

“Hablamos de políticas públicas que favorezcan la contratación de periodistas”, dijo y se refirió a “regímenes que contemplen las nuevas formas de hacer periodismo que las tecnologías han puesto al alcance de la mano; hablamos de esquemas que exijan a las plataformas globales cumplir con su obligación de negociar con los medios un pago justo y razonable por el uso que hacen de sus contenidos periodísticos”.

Etchevers remarcó: “Hablamos también de la publicidad de los actos de gobierno, otro principio derivado de la Constitución”, que es algo que “hace a la rendición de cuentas de la gestión, a la transparencia de las contrataciones, a la necesidad de campañas sanitarias o de servicio al ciudadano”.

….

Fuente: La Nación

 

Scroll al inicio