17th julio 2024
17th julio 2024

Los principales medios del mundo reflejaron los 100 días de acampe de los trabajadores para evitar el cierre de Télam

Facebook
Twitter
LinkedIn

Los principales medios de comunicación del mundo reflejaron la lucha de los y las trabajadores de la Agencia de noticias y publicidad Télam, que incluye desde hace 100 días un acampe en las dos sedes de la empresa, entre otras medidas.

La agencia EFE y el diario ABC, de España; los sitios France 24, de Francia; y Swiss Info, de Suiza, publicaron artículos en donde se destacó: “Trabajadores acampan ante la sede de Télam desde hace cien días para evitar su disolución”.

“Los empleados de la agencia argentina de noticias Télam llevan 100 días acampados a las puertas de la sede de la empresa para exigirle al Gobierno de Javier Milei que dé marchas atrás en su pretensión de cerrarla, bajo el argumento de que había sido utilizada como una herramienta de propaganda por el partido kirchnerista y que su mantenimiento resultaba económicamente inviable, con pérdidas estimadas este año en 20.000 millones de pesos argentinos (unos 21,7 millones de dólares)”, se explicó en la nota de EFE.

Se puntualizó que “desde el anuncio de Milei, los trabajadores encontraron las instalaciones de la agencia valladas y custodiadas por la policía federal, impidiéndoles ingresar y realizar sus labores” y se añadió que , “en respuesta, han generado protestas y han acampado frente a las instalaciones, respaldados por sindicatos y diversas organizaciones de defensa de la libertad de expresión”.

Se describió que “al costado de las vallas policiales, que impiden el ingreso a la sede de la agencia en Buenos Aires, los empleados se reúnen en vigilia permanente bajo el cobijo de carpas de lona levantadas desde el pasado 4 de marzo, cuando el Gobierno de Milei anunció el cierre como parte del ajuste económico”.

En declaraciones a esa agencia de noticias, Ornella Rapallini, licenciada en comunicación de la Universidad de Buenos Aires y hasta hace unos meses periodista de la sección Sociedad, aseguró: “Nos dispensaron de trabajar con goce de sueldo, pero queremos volver para brindar información plural, federal y con perspectiva de género”.

En el artículo se indicó que “pese a que la ley actual impide disolver sociedades estatales sin autorización del Congreso, el Gobierno de Milei podría pasar por encima de este requisito si el Senado aprueba el paquete de reformas incluido en la ‘ley de Bases’, que le otorga facultades legislativas”.

“Los artículos de Ornella, así como el caudal noticioso que ponían en circulación diariamente sus compañeros, llegaba a 2.800 abonados, entre prensa nacional, internacional y las oficinas gubernamentales”, se destacó y se apuntó que “además, 8,7 millones de personas visitaban mensualmente un portal de noticias que hoy aparece con la leyenda: ‘página en reconstrucción’”.

A la vez, se señaló que “con la vista puesta en el ‘déficit cero’, el Gobierno clausuró las redacciones; notificó a todos los empleados que estaban ‘dispensados de prestar servicios’ y que recibirán pagas semanales, e incentivó al vaciamiento de la plantilla a través de retiros voluntarios, aceptados por -al menos- 340 de 770 empleados”.

En sus acampes de ambas sedes, los trabajadores de Télam sostienen la lucha y siguen informando a través del sitio web somostelam.com.ar

EFE graficó que “Ornella hace turnos rotatorios en las tiendas de campaña, que funcionan como ‘sucursales de resistencia’” y aseveró que “el compromiso periodístico continúa en la página web ‘Somos Télam’ sostenida por sus trabajadores”.

“Hay una zona para cocinar, otra para trabajar y otra para descansar, con camas improvisadas, colchones y mantas donadas por los vecinos del barrio y organizaciones sociales”, se describió en el artículo.

En el texto, también se consignó que “según el Ejecutivo, una de las razones del cierre de la agencia son las pérdidas por valor de 21,7 millones de dólares”, pero se aclaró que, “sin embargo, el presupuesto asignado para 2023 indicaba gastos por 20,4 millones de dólares, mientras que los ingresos representaban 17,5 millones y las remuneraciones apenas llegaban a los 6,7 millones”.

“La agencia sobrevivía gracias a lo que creaba. Después vinieron Gobiernos que dejaron eso de lado y hacían que la plata venga por presupuesto estatal. Con el Gobierno anterior, logramos recuperar el 15 % de los servicios de agencia”, contó a EFE, José Víctor Celis, encargado de las campañas publicitarias y veterano en la defensa de los puestos de trabajo.

Además de ser la mayor agencia de noticias latinoamericana y la segunda más importante en lengua castellana, Télam ofrecía servicios de publicidad y administraba la pauta oficial a diferentes medios privados de Argentina.

“José, que empezó como cadete administrativo hace 32 años, todavía recuerda uno de los primeros intentos de clausura. En 1996 lo habían mandado a recoger una copia física del Boletín Oficial y al ojearlo encontró un decreto presidencial anunciando el cierre de la empresa”, se indicó en otro párrafo de la nota y se recordó que tras una toma de la agencia, “en un día se solucionó”.

Se sostuvo también que “en 2001 hubo otra tentativa de cierre que se saldó con el agrupamiento con Radio Nacional y Televisión Pública, en el que ‘el superávit de Télam’ se usaba para ‘cubrir a otros medios’. En 2018 tomaron nuevamente las redacciones en protesta por el despido de 357 personas, una decisión que una orden judicial revirtió”.

Celis a la vez precisó a EFE: “Este Gobierno ha puesto retiros voluntarios. Te hace la psicológica y vos, como no aguantas la situación, te vas. Se fueron más de 340 compañeros y el resto seguimos, aguantando hasta el final”.

Abrazo del 4 de marzo a las y los trabajadores de la Agencia de Noticias Télam. @somostelam

En tanto, Sabino Cabrera, archivista fotográfico de Télam y delegado del Sindicato de Prensa de Buenos Aires, explicó: “Si dejamos de reclamar, le vamos a dar toda la libertad para realizar un achique del Estado y destruir los lugares donde se garantizan derechos”.

La agencia española analizó que “el rol de Sabino se asemeja al de un guardián de la historia argentina registrada con base en negativos, cajas repletas de fotos e imágenes digitalizadas, que rememoran los períodos más icónicos del país”.

“Nos vamos de acá y eso puede desaparecer y venderse o privatizarse, como ya ocurrió en otros momentos. Si uno abandona, no sabe lo que resta de su trabajo, sus herramientas o sus compañeros”, concluyó Sabino, convencido, como sus compañeros de acampada, de que el “futuro es volver a la agencia”.

Fuente: Somos Télam

Scroll al inicio