24th mayo 2024
24th mayo 2024

El primer celular Android de Samsung cumple 15 años

Facebook
Twitter
LinkedIn

Es hoy en día la marca de teléfonos móviles más grande del planeta, de hecho es que Samsung es el número 1 de la industria smartphone desde hace más de 10 años, aunque en realidad el gigante de Suwon, Seúl, también tuvo unos comienzos y estos no fueron tan brillantes.

Como publicaban en el sitio especializado SamMobile en las últimas horas este Samsung i7500 Galaxy acaba de cumplir nada menos que 15 años, después de haberse presentado en sociedad allá por el mes de abril de 2009 en los albores de un sistema operativo Android que por entonces aún caminaba en pañales.

Sí que estrenó un inédito apellido Galaxy que más adelante se convertiría en una referencia de la industria, aunque este Samsung i7500 no era ni mucho menos el smartphone más atractivo del mercado en aquellos tiempos, en los que HTC también daba el paso desde sus Windows Mobile con un HTC Magic que probablemente fuese el primer superventas con Android y el celular que hizo despegar a la plataforma.

En todo caso, el Samsung i7500 Galaxy sí que allanó el camino para el éxito de una empresa que ciertamente ya había empezado a vender muy bien sus Omnia con Windows Mobile un par de años antes.

Aquí podéis ver una pequeña review de la época que os lo muestra en todos sus ángulos, disculpando como es obvio la calidad del vídeo… ¡Si es que mucho ha cambiado todo en estos 15 años!

No tardó mucho Samsung en responder a los primeros pinitos de Android en formato masivo, y es que el HTC Dream (también conocido como T-Mobile G1) se había lanzado comercialmente unos seis meses antes de la aparición del i7500 Galaxy, que mezclaba un poco el concepto de los Samsung Omnia con sus mismas botoneras y formato, pero integrando el nuevo sistema operativo que Google empujaba con fuerza.

Había diferencias clave que sólo Samsung podía ofrecer, y es que el gigante surcoreano implementaba en su primer celular Android una pantalla AMOLED y baterías más grandes que toda la competencia, incluyendo aquí al primer iPhone.

Esa pantalla AMOLED era de 3,2 pulgadas y tenía una resolución HVGA (320 x 480 píxeles), estando animada por un chipset Qualcomm MSM7200A similar al de los HTC. La memoria RAM alcanzaba los 128 MB mientras el almacenamiento, ampliable con microSD, llegaba hasta los 8 GB.

Tenía acelerómetro, brújula, chip GPS, Wi-Fi, Bluetooth 2.0 y una cámara trasera de 5 megapíxeles con auto-enfoque y flash LED, además de Android 1.5 Cupcake preinstalado para darle vida al teléfono. La energía para su batería de 1.500 mAh la recogía de un conector micro USB v2.0.

Sin duda hoy parecería de juguete, pero lo cierto es que el telefono estaba muy bien conseguido manteniendo las botoneras físicas ya conocidas de Samsung y heredadas de Windows, a la espera de definirse mejor las interacciones hombre-máquina en la interfaz táctil de Android.

Tan sólo unos meses después Samsung presentaba en sociedad al mítico Galaxy S de primera generación, con código de modelo Samsung i9000 y habiendo trabajado ya mucho más con el funcionamiento de Android, reduciendo las botoneras físicas y dando más protagonismo a la pantalla, aprovechando para impulsar TouchWiz 3.0 con mucho valor añadido de Samsung sobre Android.

En esta industria todo se mueve tan rápido que sin duda cuesta reconocer en el Samsung i7500 Galaxy lo que hoy se entiende como un smartphone…

Fuente: https://noticiasargentinas.com/

Scroll al inicio